Labels

dissabte, 1 de desembre de 2018

San Borondón. La playa




Estamos en la isla de San Borondón. Fondeamos ayer delante una pequeña playa casi anocheciendo. La llegada hasta aquì fué complicada.

Son las 5 de la mañana. Café con leche caliente preparado por Esther. Es mi turno de guardia hasta las 8, momento en que todos se despiertan y desayunamos. La noche ha transcurrido tranquila. No hemos escuchado tambores de guerra a lo lejos. No hemos visto ni una luz, ni ruidos. Nada.

Con la taza calentita en mis manos me pongo al dia: Niebla. Viento de 8 nudos proveniente de tierra. 22ªC, presion estable a 1008 milibares. Baterías 12.72v. Las brújulas no funcionan. Los gpeses buscando satélites sin éxito. Silencio en la radio. Detrás del Navtex (que tampoco recibe), la estampita de La Virgen del Carmen. La miro a los ojos y le doy las gracias por estar vivos e indemnes.



Las imàgenes de ayer martillean mi cabeza: los naufrágios, las rocas a tocar, el oleaje que empujaba el barco, los bajos, la niebla, los gritos.

Estamos a 80 m. de la orilla, 142 m. de los bajos de la entrada i unos 800m, del terrorífico estrecho que cruzamos para entrar aquí. Tomamos estas medidas con un artilugio laser ayer durante el fondeo.

Empieza a clarear. Es impresionante. Digno de isla misteriosa. Voy a por los prismáticos:

Esta pequeña playa es el final de un torrente convertido en una especie de cañon . Una grieta que penetra hacia el interior de la isla, pero tiene una pared de selva de aspecto impenetrable. Alrededor de la "playa" unas paredes de roca conforman una pequeña bahía, muy vertical.

La entrada a la isla desde el barco.


El desayuno transcurre en silencio. Creo que todos estamos medio en estado de shock después de la jornada de ayer. Les comento lo de la Virgen.

Nos ponemos en acción: Primero hay que asegurar el fondeo y dejar al Avenger  listo para huir (como siempre que fondeamos).

Zodiac al agua y chapuzón, Ancla bien enterrada y sin obstáculos sumergidos. Pasamos media hora mirando la zona de borneo en busca de bajos y otros problemas potenciales. Luego comprobación del material de cubierta, estiba, niveles motor, sistemas eléctricos...todo ok.
Tenemos comida para 5 semanas , unos 200 l. de agua en los tanques y 50 l. mas en garrafas: 50 dias a 5 litros/dia para los tres.

Comemos spaghetti con salsa de tomate enriquecida por nosotros con atún de lata, y un sofrito de ajo y cebolla. Cava a modo celebración. Café, Nos relajamos y planeamos el desembarco a tierra (que parece fácil).

Viendo los restos de barcos hundidos, es muy probable que haya ratas (por desgracia esta es una huella típica del paso de los humanos en islas desiertas), y si estan hambrientas pueden ser muy agresivas. No tenemos armas, pero nos vamos a llevar el machete. Además del machete , un par de cervezas, algo para picar, cámara fotográfica, tabaco, linterna, etc, todo ello metido en una bolsa estanca. Estaría muy bien acceder al interior de la isla, pero la idea principal es hacer nuestra la playa. Vamos.

Desembarcamos con facilidad. El enjambre de rocas y arrecifes "deshacen" el oleaje. Estamos en tierra después de 5 dias.
Dejamos la zodiac muy cerca del agua, anclada en la arena por si la marea sube. Proa  mirando al agua para poder huir rápidamente.
Nos quedamos unos minutos allí mismo vigilando en todas direcciones. ¿Ratas, perros salvajes o...algo? No. Nada. En lo alto del risco tampoco.

El sol de la tarde entra por el cañon. Parece una invitación al paraiso, y vamos allá, hacia la luz, En pocos metros la vegetación se convierte en un muro infranqueable y entonces encontramos en la pared de roca una hendidura con una cruz en su interior. Como una capilla. Construida con un palo y un hueso atados entre si con unas fibras vegetales.


Imposible tener una idea de su edad, aunque tiene polvo acumulado. Recordando los naufragios avistados ayer lo puedo entender...aunque no me parece una idea muy moderna. O tal vez su origen es de los nativos de la isla. Los relatos de los antiguos visitantes hablan de una gran cruz en una gran bahía...

Decidimos seguir explorando la playa. Yo voy a mear y me dirijo hacia la selva para ello.
A media meada oigo un crepitar de hojas como un paso a pocos metros de mi, detrás de la maleza. La meada se corta en seco. Me quedo pàrado, congelado. El corazón en un puño. Tal vez alguien nos espia tras la maleza.

Retrocedo intentando no hacer ruido. El maldito machete se ha quedado en la zodiac! Hago señas a los otros indicando que se callen y se dirijan a la embarcación. "He oido un ruido!" Les susurro. Embarcamos y nos piramos hacia el Avenger. Anochece.











dimecres, 8 d’agost de 2018

Proa a San Borondón


Viaje Secreto


Nos hemos tenido que quedar en Canarias y aplazar nuestro cruce del Atlántico (y más allá) para el próximo invierno. Inversora, eje, acoplador del eje, “silent blocs” y más problemas acaecidos desde nuestra salida de Badalona dieron al traste con nuestros planes en términos de tiempo y de presupuesto.

Después del shock inicial, tampoco estaba tan mal; podíamos aprovechar para preparar a fondo el Avenger, nuestro velero. La mayoría de gente que pretende hacer navegaciones oceánicas pasa uno o dos años preparando su barco. Nosotros 3 meses y así nos fue... En fin. Las Canarias son un buen lugar para preparar un barco.

Preparaciones aparte, también se pueden visitar Senegal, Gambia, Madeira, las Islas Selvagem y ... San Borondón.

San Borondón no se encuentra en ninguna carta náutica actual, pero hay referencias sobre ella a lo largo de la historia desde el s. XIII. También ha sido llamada la Encubierta, la Inaccesible, y la Non Trubada.

Mucha gente la ha visto, y ello se achaca a un efecto óptico que se produce en estas latitudes.

Lo que es ir, hace mucho tiempo que nadie se pasa por allí.

Fué en el Saladero (Isla La Graciosa) donde oímos hablar por primera vez sobre San Borondón.
Hablando de otras islas salió una que no consta en los mapas actuales: San Borondón: “Toma rumbo hacia el norte de Tenerife desde aquí, tómate un par de botellas de vino y la encontrarás...” nos dijo Fernandito.
Intrigado, encontré San Borondón en Wikipedia y en otras fuentes más locales, la mayor parte en el marco de la literatura de leyenda (aunque esta isla ha sido cartografiada varias veces entre el s. XIII y el 1755).


Un naturalista Inglés llamado Edward Harvey en 1865, registró unas placas fotográficas que se pueden contemplar restauradas en el libro "San Borondón, la isla descubierta" de David Olivera y Tarek Ode. No he leído el libro pero la portada es muy sugerente.


Cuando por fin el motor estuvo arreglado nos trasladamos desde La Graciosa a Las Palmas de Gran Canaria. Es donde nuestro hijo Gerard se examinaba de segundo de ESO y buen lugar para preparar y reparar nuestro velero. En la casa-museo de Colón se podía ver la legendaria isla en cartografías antiguas y algunos frescos en uno de los patios de la casa.

San Borondón queda a unas 200-400 millas al oeste del archipiélago canario. No pasa por allí ninguna ruta hacia ningún sitio. Google Maps pone la texturilla de océano que suele poner en mar abierto y que no es fotográfica.

Empecé a persuadir a la familia sobre la posibilidad de explorar la zona: podía ser útil para probar las últimas reparaciones y navegar un poco porque los tres tenemos muchas ganas de salir a navegar. De vuelta, podíamos visitar El Hierro, La Palma, La Gomera y Tenerife que quedan en medio de nuestro camino para qualquier adversidad...
¡Vendido! Toda una sorpresa después de haber sondeado sin éxito Gambia y Senegal.

Navegar sin Cartas náuticas ni mapas "ni ná".

La información que tenemos para hacer este viaje en el supuesto de que encontraramos tierra como navegante yo la calificaria como muy insuficiente. Una broma. Basura. Además de ser una información que tiene cientos de años de edad.

Varios testimonios nos han dejado descripciones confusas e incompletas sobre San Borondón; por ejemplo un tal Ceballos (Un hidalgo huido de la justicia), que en 1554 afirmó que había estado varias veces en San Borondón, una isla con espesísimas selvas que llegaban hasta el mar y que estaba poblada de pájaros que no tenían miedo de ser atrapados con las manos. En una playa grande y hermosa, vio huellas de gigantes y restos de haberse celebrado una comida en platos vidriados... Leonardo Torriani (ca. 1560-1628), que cuenta el caso de un barco portugués que, llegando a La Palma desde Lisboa en 1525, comenzó a hacer aguas de manera peligrosa y se vió obligado a atracar en la tierra más cercana. Resultó ser nuestra isla perdida, extremadamente fértil gracias a que estaba atravesada por un río que alimentaba enormes y frondosos árboles. Las corrientes marinas alrededor de San Borondón también son de proporciones desmesuradas, como explicó el corsario John Hawkins (1532-1595) cuando afirmó que sólo los piratas, los más experimentados hombres de mar, estaban capacitados para sortearlas y arribar a tierra firme. También Núñez de la Peña (1641-1721) describe las grandes corrientes que rodean la isla impidiendo cualquier acercamiento. Fuente; "Rincones del Atlántico"

En cuanto a la literatura y el cine, la mayoría de estas islas misteriosas estan ocultadas por nubes y plagadas de anomalías magnéticas.

Estoy acostumbrado a saturarme de información sobre las recaladas previstas. Acercarse a una tierra desconocida desde el mar puede ser fatal. Pienso que es cosa de acercarse de día, con buena visibilidad. Con alguien a proa vigilando con gafas polarizadas. Velocidad mínima de gobierno, etc.

Releí un libro que es una recopilación de técnicas de navegación polinesia que es un tesoro para mi; "Nosotros los navegantes" escrito por David Lewis. Los polinesios antiguos realizaban travesías de cientos e incluso miles de millas siendo analfabetos, sin cartas, sin compás, a pelo, orientándose por múltiples indicios que nos muestra la naturaleza. Cambios en el oleaje, ciertos tipos de nubes, el vuelo de los pájaros marinos que duermen en la costa, la posición de las estrellas al asomarse por el horizonte (el llamado compás celestial), o bien arrumbar sólo con el viento, el sol y el oleaje. Los polinesios navegan con éxito hacia islas y atolones de relieves muy bajos y completamente invisibles a mas de 10 millas de distancia.

Encontrar la isla que no está en las cartas en base a indicios que observamos en la naturaleza parece un buen paso...

Todo Listo

Pertrechado el barco para ser autónomos de agua y comida unos 2-3 meses en el caso de tener éxito. Iba a ser un buen ensayo para afrontar más adelante algunas travesías en el Pacífico mucho más largas o estancias en islas remotas deshabitadas...
Visto lo visto, acordamos mantener nuestro plan en secreto (para evitar burlas y cachondeo) y dijimos que íbamos a conocer las islas occidentales del archipiélago...

Mapa meteorológico sinóptico. Nada malo a la vista. Preparamos la ruta...

Total 850 Millas de recorrido. En nuestro velero y con esta previsión  meteorológica nuestro software de navegación Sailgrib nos predice 5 dias y pico. La vuelta pinta de ceñida pero no está mal. ¡Podremos hacer todo el viaje a vela!

Viento del Nordeste suave y buen tiempo nos acompañan en nuestra salida de Las Palmas de G.C.
Hacemos un par de bordadas para remontar la Isleta sin grandes problemas y luego caemos hacia el oeste. El Avenger coge velocidad con el viento de través y dejamos Gran Canaria por la popa en pocas horas. Sale el sol. Ya estábamos cansados de este cielo de "panza de burro" de Las Palmas. Después dejamos atras Tenerife, La Palma y volamos encima del océano. Música, tripulación contenta y navegada fantástica.

La segunda noche transcurre tranquila, pero la luna se pone pronto y nos quedamos sólo con la luz de las estrellas. El cielo oscurece, parece que hay nubes o neblina. No se ven las estrellas. Abro una botella de vino a la salud de Fernandito. El viento afloja y se vuelve caprichoso. Arriamos las velas y avanzamos a motor a 3 nudos en la oscuridad.
La visibilidad empeora (pienso en las pelis sin decir nada). El barco cabecea de una forma distinta. Observo el oleaje. Ha disminuido. Hace menos viento. La ola principal está sutilmente cruzada. Creo que vamos bien. No tenemos sonda pero pinta que estamos a sotavento de algo. Concentración máxima. No se ve una m... Por suerte falta poco para el amanecer. El AIS en blanco. No hay barcos (con AIS) alrededor. Compruebo el rumbo en el compás, 290. Todo ok, pero la previsión no decía nada de mala visibilidad y el viento se mantenía.
Enciendo el "navtex" (artilugio que recibe partes meteorológicos). La prevision no ha variado. No dice nada de nieblas ni nubes. En fin, sé muy bien que no son infalibles las previsiones. Vamos a probar con la BLU y el módem. Me bajo un grib. Estas previsiones en las que salen las flechitas con el viento, olas y lluvias. Ningún cambio. Estoy ligeramente acojonado y contento al mismo tiempo porque estoy convencido de que nos acercamos a tierra pero es de noche, la visibilidad es mala y no tenemos cartas ni guias. Tampoco tenemos radar. Sería estupendo tener uno. Abro la segunda botella de vino.
A eso de las 6:30 a.m., en pleno cambio de guardia, preparando café descubrimos un acantilado delante de nuestras narices.

¡Tierra a la vista!¡ Nos vamos a estrellar!
Caigo a estribor bruscamente y pongo marcha atrás. Compruebo con el giro del barco que la aguja del compas está suelta como si no tuviera imán. Rocas a babor y estribor. Pruebo con el piloto automático cuyo display me indicaba un rumbo 320º. Piiip piiip error no-se-qué. No puedo ni dar media vuelta. Estamos rodeados de rocas. Hemos superado el punto de no retorno y sólo nos queda seguir adelante (y a flote). No estamos acojonados porque estamos demasiado ocupados cada uno haciendo su trabajo. Gerard en la proa, algunos momentos apenas visible, para guiarme.  La visibilidad empeora más. No sabemos donde está el sol. Sugiero a Esther mandar un Mayday por radio, pero el GPS está buscando satélites y por lo tanto no tenemos posición. "¡Es igual, a ver si alguien responde!" No hay respuesta.
Por suerte el oleaje ha bajado mucho y avanzamos a 2 nudos creemos. No tenemos corredera, usamos el GPS normalmente para saber nuestra velocidad.
Esther prepara "la bolsa": es una bolsa estanca de 20 litros comprada en Decathlon. En ella van el libro de bitácora, dinero y tarjetas. La documentación de todos incluido el barco, un walkie talkie sumergible y una linterna también sumergible. La deja al lado de la entrada. Luego se va a proa y saca la funda a la balsa salvavidas y desdenrolla la "zodiac". "Por si acaso". Es la segunda vez que preparamos "la bolsa". La primera vez  la preparamos tras una semana de temporal non stop y sin piloto automático, lejos todavía de nuestro destino. La guardamos no se donde y llegando a Azores no recordábamos ni haberla hecho. Así pues estuvimos dos dias buscando la pasta, los pasaportes, etc...

Avanzamos entre rocas, perdidos. Sospecho que nos lleva una corriente. Un mercante embarrancado a nuestro estribor me recuerda una escena de Apocalypse Now en la que sale una cola de avión asomando en el río. 
¡Ya tenemos sonda! Marca a menos de 100 m. de profundidad. Intuimos más barcos hundidos un poco mas allá... las horas pasan. Sigue el "slalom" sin rumbo. Lo de la "Non Trubada" lo empiezo a entender...

Horas y horas dando vueltas esquivando rocas y barcos hundidos. Visibilidad pésima. 
A media tarde la visibilidad mejora ligeramente y Gerard descubre una mancha de arena.

Por fin Gerard (en proa) divisa una playa o mancha de arena almenos. Vamos a fondear.
Acabamos de fondear con las últimas luces del día delante de una pequeña playa. Parece un buen fondeo. Estamos agotados.
¡Botella de cava! ¡Lo hemos conseguido!! No soy un pirata experimentado del s. XVI, pero aquí estamos. Creo que hemos tenido mucha suerte. Cena.
Alrededor silencio y oscuridad.
"¿Papa, si encontramos huellas de gigantes en la playa qué hacemos?" pregunta Gerard..."Supongo que nos volvemos al barco volando!" le contesto. Claro. Podemos encontrar qualquier cosa: virus, fieras, aliens, una secta, nativos caníbales ultranacionalistas hostiles, King Kong, el hombre pez, la Atlántida, una base nazi oculta, el paraiso... ¿porqué nadie va aquí?
Mañana veremos, pero tal vez sería prudente no desembarcar.
No ponemos la luz de fondeo y vamos a hacer guardias esta noche.

Cenita y a dormir, aunque haremos guardias. Ni una luz en tierra.

divendres, 26 de gener de 2018

La Graciosa

Camí cap al hort. Al fons, la illa de Lanzarote.
La Graciosa és la primera illa habitada de les illes Canàries que et trobes venint del nord. Es molt petita. Té uns 400 habitants i la gent viu de la pesca i el turisme. No hi ha asfalt ni trànsit.
La nostre idea inicial era venir aqui a preparar el Avenger per el gran viatge. Vam descobrir aquest lloc en la nostre primera travessa de l'Atlàntic perquè té la primera gasolinera venint des d'Europa (i anavem molt pelats de gasoil). Ens va enamorar.
Les avaries acumulades de camí, el cost de les reparacions, la lentitud amb que ho hem pogut resoldre tot i la rigidesa de les convocatòries d'exàmen del Gerard, ens obliguen a deixar el Carib per l'any que vé. Cap problema. Volem conèixer totes les illes i estem tentats de visitar Marroc i Senegal també...

Vista desdel port. El Gerard provant el kayak del Teo.
El "Super"
Vermutet a la "Caletilla"

Cap a casa




Al matí, estudiar.
Partida de "Uno" amb els veïns del costat.
Sopar al Iala. Esperem retrobar-los més endavant!
Cervesada popular a casa de Jose Carlos
Decoració de l'arbre de nadal a la placeta
Esther, Messi i Ester sota l'arbre ja decorat


El hort

Esther sol ajudar al Toni a cuidar el hort que té a mitges amb Fernando i el Jose Carlos. Està al bell mig de la illa, entre dos volcans. Hi ha mitja horeta de caminar, Però és un passeig molt bonic. A camvi tenim verduretes i ous de tan en tant.



En Dani i en Gerard passejant les gallines de l'hort.

El Gerard descobreix el bodyboard






Excursions

Pedro Barba

Pedro Barba és un grup de cases que es troben al nord de la illa. Son cases antigues restaurades i que es lloguen ocasionalment. No hi viu ningú de manera permanent. A l'extrem nord de la illa hi ha un "bufador". Sembla un Geiser però només es tracta d'aigua de mar impulsada cap a munt a través d'un forat a la roca...

Caminet coster. Al fons les cases de Pedro Barba. 

Vista del "Risco" de Lanzarote

Playa de los conejos.

Tota la colla al refugi del sol a Pedro Barba...




Platja de la Concha

Diu tot-hom  que és la platja més bonica de la illa, encara que és també molt perillosa per la ressaca. Hi ha bandera vermella tot l'any. Vam anar-hi a fer un pícnic el dia de nadal i el Gerard va poder estrenar la seva canya de pescar en un marc incomparable...

De camí. Cal atravessar tota la illa pel mig...



El Mojón

Un dels 5 volcans de la illa. Vistes extraordinaries!

La Toñi i el Gerard admiren les vistes. Al fons, La Alegranza, el Roque del Oeste i la Montaña Clara.

diumenge, 10 de desembre de 2017

Gibraltar-Canàries



Marina Alcaidesa (La Linea de la Concepcion)´-Caleta del Sebo (La Graciosa), 585 milles completades en 5d i 8h, després de 17 dies esperant un bon parte. I la vam encertar! Vam disfrutar tota la travessa de vents suaus i poca onada.

A primera hora omplim de gasoil a meitat de preu a Gibraltar i anem tirant.

La sortida del Mediterrani cap al Atlàntic és una part complicada del viatge.
La corrent predominant en el estret de Gibraltar és direcció al Mediterrani. Si no es tenen en compte les marees us podeu trobar un corrent en contra quasi insuperable. Apart de la corrent, sol fer molt vent i hi ha un tràfic marítim bestial: els que entren, els que surten (tots aquests tenen de circular per una zona determinada (dispositiu de separació de tràfic) i els ferris i altres barcos que atravessen l'estret per anar i tornar del Marroc.
Esther va estar estudiant aquest assumpte i la seva conclusió és:
Estar a Punta Carnero (costat oest de la bahia de Gibraltar) 6 hores abans de la pleamar a  Gibraltar (marea a Punta Europa).
Apunts de l'Esther per a passar l'estret...
Podeu trobar més informació sobre aquest assumpte en aquest enllaç.
Sortir a la hora adequada ens va permetre fer el estret a una velocitat decent i esquivar els cargos amb velocitat i seguretat...val la pena tenir-ho en compte!
Submarí entrant al Mediterrani. Nosaltres en direcció contraria.

El Miguel del veler Martina va decidir anar amb nosaltres en "conserva". La previsió era molt tranquila, 10 nusos de llevant, a favor nostre, encara que al arribar a Tarifa eren més de 20.
La tàctica és sortir arrambat a la costa Espanyola i "girar a l'esquerra" passat Tarifa. En aquest moment atravesses la zona on passen tots els barcos que entren i surten de l'estret. Després és molt recomanable mantenir-se lluny (60-100milles) de la costa del Marroc que esta plena de xarxes palangres i pesquers.
Nosaltres estrenavem un receptor AIS molt senzillet anomenat dAISy. Aquest ens permet veure en la nostra carta electrònica els vaixells que tenim al voltant, el seu rumb, direcció, risc de col.lisió i demés. Una feina que abans feien a pèl i en cas dubtós els nostres prismàtics amb compas integrat,.
Veler Jassbard acostant-se visualitzat al AIS.
La linia entre dos punts blaus indica el CPA (closes point of aproach). Collonut!
Una altre gran novetat en aquest viatge va ser el fet de tenir la radio amb el modem Pactor finalment en funcionament. Rebre i enviar emails a alta mar i rebre informació meteorològica a traves de la nostre ràdio. Ens conectavem cada dia esperant rebre respostes als nostres missatges ademés de les previsions  meteorològiques.
El Martina ens va acompanyar fins a 30 milles de l'arribada (ell anava a Tenerife).
Gran company de viatge!

El primer dia culmina amb una bona navegada a vela fins la matinada. Nit moguda. Molt transit.

Dimarts: Segon dia, magnifica navegada tot i que una mossegada en un ris em va tindre entretingut una bona estona. A la nit, El Martina va estar a punt de col.lisionar de cara contra un altre veler que venia en direcció contraria. Va anar de 5 m!
 El Miguel del Martina anava sol. Sobre les 2 am ens deia per radio que anava a dormir i si hi havia algo avisar. Té radar i Ais amb alarma.  Hi havia encara bastants barcos. De cop va sorgir una llum verda per la dreta, sola, i vaig sospitar que era molt aprop aixi que el vaig trucar per radio...

Dimecres: El tercer dia és una altre gran navegada i a la nit un cargo passa entre els dos (separats entre nosaltres mitja milla).

Dijous posem el motor a mija tarda. Cops i vibracions. Parem el barco (a vela). Em tiro a l'aigua. Tot bé al voltant de l'helix. A dins, miro el eix. S'ha afluixat un cargol de l'acoplament de l'eix. Apreto. Provem. Tot bé. Cava i seguim...
A la mitja hora vibracions un altre cop. Provo de treure el cargol per substituïr-lo (o algo), i es trenca. Ara què fem? Silenci. Pensaments tenebrosos. Estem a 230 milles de Canàries!
Almenys no entra aigua! Entaxonem el tros de cargol amb teflon com podem i seguim. Vibra uns minuts quan posem motor i quan el parem per anar a vela. El Martina redueix la marxa i ens espera. Seguim

El divendres descobrim el eix de la botavara practicament sortit. Faltava un passador! Bon temps, però el vent es posa de cara i hem de posar motor les darreres 30 milles. Per sort el motor va aguantar. Vam arribar de nit tancada. Sort que teniem cartes i coneixiem la marina...

i
El Gerard  estudia com pot.
Brindis creient que haviem solucionat el problema del eix.


Terra a la vista! Les 30 milles finals van ser una autèntica agonia.Visibilitat  pse i vent de cara..Vam entrar al port de nit.
Ja fa un mes que estem a la Graciosa. Estem molt bé. El plan era arribar aquí i preparar el barco per la gran travessa...però la Graciosa esta a 1500 milles de casa nostra! El fet és que hem patit algunes avaries importants vinguent cap aqui. El barco no estava a punt. Temps de preparació massa curt i que es va gastar instal.lant coses noves.
 En realitat han fallat dos cargols i un passador,  però han produït una cadena de destrosses espectacular. Per sort encara estem a Europa i podem fer aquestes reparacions en bones condicions. Tot el que estem arreglant era dificilment detectable i ha fallat al llarg d'un tram de 1500 milles. Així doncs "no estamos tan mal".